BLOG

mitiatoty

  View All Posts
05 Sep 0 Comment

Toty Rodríguez, la protagonista de su vida


Por: Fernando Criollo (I)

Toty Rodríguez está de regreso en Guayaquil, la tierra que la vio nacer. Volvió para integrarse al elenco de una obra teatral, basada en el filme del argentino Juan José Campanella, ‘El hijo de la novia’. Después de conocer la obra, la actriz ecuatoriana se puso a las órdenes de la directora Lucía Miranda para interpretar a una mujer de la tercera edad que sufre de alzhéimer.

“Eso significó la posibilidad de poner en contraste todo lo que habla la película con mis triunfos en París, la cinematografía y el teatro”, dice quien hizo de la actuación y el canto una vocación de vida, que la llevaría a convertirse en un referente cultural.

Aún como estudiante del Colegio La Inmaculada, participó en su primera obra de teatro, ‘Madre e hija’. Recuerda que preparó el papel a partir de muchas horas de ensayos. Es una forma de trabajo que conserva hasta la actualidad.

Con un talento innato para la actuación y una voz de contralto, formada en el conservatorio, participo en varias óperas, zarzuelas y operetas. “Me encantaba la presencia del público en vivo”, confiesa.

Su vida dio un giro inesperado cuando en 1960 se convirtió en Miss Ecuador. “Acepté participar en el concurso porque me dijeron que tenía oportunidad de ganar e irme a Londres. Conocer el mundo, abrirme a otros horizontes, conocer otras culturas y otras realidades siempre ha sido fundamental en mi vida”, explica Rodríguez, que vio la opción de ir en busca de su libertad e independencia, y la tomó.

Después de viajar a Londres para representar al Ecuador en Miss Mundo se trasladó hasta Francia, donde empezó a creer en el amor a primera vista. “Ahí sí caí flechada por París”.

La prueba de ese amor, dice, es que el viaje de un mes a Europa se convirtió en una estadía de siete años en París. Una ciudad que le abrió las puertas y le dio la posibilidad de ser modelo de pasarela y de publicidad, así como de reafirmar su carrera como actriz, en películas como ‘El gran restaurante’, ‘Objetivo: matar’, ‘L’amour à la chaîne’, entre otros.

No pensaba regresar al país, pero la llamaron para hacer una película que se producía entre Ecuador y México, ‘Peligro, mujeres en acción’. A su llegada se encontró con un renovado movimiento teatral y  terminó radicándose en Quito.

“Tuve que llamar a una amiga para que deshaga mi departamento en París, porque no era propio. Le pedí que embalara mi ropa, libros, discos y todo, porque no volví”.

De esta nueva etapa surge uno de los papeles que ha marcado su vida: el de Manuela Sáenz en ‘Una loca estrella’, de Pedro Saad Herrería. “Me identifico mucho con Manuela porque es una mujer muy segura de sí misma. Que no le importaban los comentarios sobre su situación personal sino que llevaba su vida según sus propios principios. Yo soy así”, dice la actriz.

Recuerdos y anécdotas que componen el retrato de una mujer independiente y una artista, y que son parte del documental ‘Mi tía Toty’. Un filme realizado por su sobrino León Felipe Troya, que se acaba de estrenar en cines de Quito, Guayaquil y Cuenca.

Comments are closed.